Datos personales

Mi foto
ZARAGOZA, ARAGÓN, Spain
Creigo en Aragón ye Nazión

viernes, 6 de mayo de 2011

Piedras casaderas


Yeste (Plana de Huesca)

Recorremos lugares y rincones de Aragón, sin darnos cuenta de que nos pueden contar tantas cosas…
Me manda estas fotografías Chesus López, gran amigo, buen fotógrafo y mejor persona, inquiriendo respuesta sobre este “repalmar” (repisa) de piedra que encuentran en una casa de Abella (Alta Ribagorza) y en otra de Yeste (Plana de Huesca)
¿Para que podrían servir estas losas, colocadas junto a las ventanas sin ningún motivo aparente? La verdad es que resulta misterioso, pues podrían servir como antiguas “fresqueras”, para que alimentos o simplemente el botijo se mantuvieran con temperaturas adecuadas, pero no. En muchas ocasiones encuentras estas repisas encaradas al sur, por lo que echan por tierra el argumento. Cuando preguntaba la razón a gentes del lugar, no tenían ninguna explicación adecuada y las respuestas eran muy peregrinas.
“Eran para colocar el orinal, y así no se tenían dentro de la habitación y no se padecía de olores” –te decían-, teoría que no se sustentaba, cuando comprobabas que esa ventana no daba a ningún lugar de la casa que hubiera servido de dormitorio.
En los años sesenta y cinco a setenta, que busco una respuesta, no encuentro ninguna que pueda convencerme. Tiene que ser en Huesca de la mano de un sacerdote salesiano, cuando se me abre un camino de investigación. Las mismas piedras las encontró en casas del sur de Italia, en islas como Malta y parece ser en antiguos dominios aragoneses.
Tengo que retornar a mi Pirineo, y buscar respuesta al enigma. Cuando encuentro una casa con estos “repalmars”, es la única del lugar. Ninguna otra tiene esta repisa de piedra.

Abella (Alta Ribagorza)

Además es la antigua casa más poderosa, y solo en ella aparece. Demasiado complicado para mi entendimiento por entonces. ¿Qué querían exponer esas casas? Porque además nunca están estas piedras en un lugar preferente sino en laterales disimulados del edificio.
Tengo que buscar referentes de nuestra tradición, para poder comprender este misterio.
Es en Albero Bajo, en plena comarca de Monegros, donde encuentro una lógica explicación. Hablando con una abuela del lugar, le comento mi admiración, de como se encuentra de adornado el pueblo con tanto tiesto con flores. La sonrisa de la mujer me dice que la conversación le agrada.
“Las flores hablan, me dice. Si quieres saber si hay alguna moza casadera, fíjate en las flores que tiene la casa. Y si tiene calas, es porque está en disposición de encontrar novio para acomodarse. Siempre he escuchado que la que no tiene calas en casa no se casa. Los ricos cuando tenían una hija para casar, también colocaban calas, pero en sitios disimulados”
¿Solución al enigma? Retorno al Pirineo, y retomo la investigación sobre las dichosas repisas. En esta ocasión me centro en la conversación con la agradable mujer de los Monegros.
A los mayores del lugar se les abre un mundo de recuerdos…
“No. Aquí nunca colocaban calas en ese “repalmar”. Colocaban albahaca. Cuando la chiqueta de la casa estaba en disposición de poder casar, colocaban la planta y en las rondas se rondaba esa casa, y se corría por la redolada la noticia”.
Mucho después me entero que a esas repisas las llamaban “Piedras casaderas”
Cada rincón de Aragón, cada piedra, cada planta, te contará muchas tradiciones perdidas. Pero hay que saber escuchar…

6 comentarios:

  1. Anónimo6/5/11 11:45

    Gracias Bastian, esto enriquece mi sabiduria, pues ya sabes a lo que me dedico, evidentemente esto me da mas argumento para muchas de las cosas que yo manejo o trapicheo.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico blog, enhorabuena y sigue con nuevas entradas. Pongo un enlace a tu blog desde Naturaleza aragonesa.
    http://naturalezaaragonesa.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. ¿lo de encalar las fachadas tiene pues un doble sentido?

    Dificil de cuidar la cala , por algo seria.

    ResponderEliminar
  4. Hola supongo que has leido mi articulo del año 2002

    http://www.diariodelaltoaragon.com/NoticiasImprimir.aspx?Id=543015

    ResponderEliminar
  5. Amigo Pablo Valles:
    No, no lo había leído. Pero puede ser más cierto lo que tu comentas que lo que yo cuento. Lo que yo cuento son recuerdos de gentes que a través de muchos años tengo anotados en distintos sitios y rebuscando…
    Que se llaman “piedras casaderas” si puedo confirmarlo y este artículo sale por unas fotografías de un buen amigo.
    Falordias, istorias, leyendas… de toz un poquer..
    Fortal acarrazo ta tu.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que el buen amigo es Chesus tambien lo es mio, la historia de las "piedras casaderas" se la conte en el Molino de Yeste donde he habitado desde el año 93 y existe una "piedra casadera" el nombre se lo acuñe yo mismo cuando empeze ha investigar sobre el tema. Un saludo

    ResponderEliminar